Kino Mágico: entre el desamor y la esperanza

Allí donde el desierto se junta con el mar, también coinciden el desamor y la esperanza.

Para llegar al proyecto Kino Mágico hay que cruzar ese pequeño pueblo de pescadores que por décadas han vivido en la precariedad del trabajo asalariado y la micro empresa: venta de artesanías, pescados y mariscos frescos y procesados.

Antes de llegar, a unos cuantos metros, se observa que aún permanece la construcción de una gran bodega levantada en terrenos federales de playa, y sin permisos de autoridad alguna.

Hace tiempo el Ayuntamiento clausuró esa construcción propiedad de empresarios chinos, y también Profepa hizo lo propio, ordenando su demolición, pero ahí sigue, como un grotesco monumento a las malas prácticas, la corrupción, el moche, la sobreexplotación de los recursos naturales y el intermediarismo voraz.

El desamor, pues, no sólo del capital oriental que ha encontrado en el mar de Cortez una gigantesca mina de oro a la que puede explotar sin consideraciones, en colusión con las autoridades. El desamor de sucesivos gobiernos hacia los pobladores de Kino Viejo a quienes han mantenido fuera de los grandes proyectos de inversión, paliando sus necesidades más ingentes con subsidios y apoyos precarios que sólo recorren una y otra vez el círculo de la pobreza.

La esperanza es Kino Mágico. Un proyecto que con una inversión de 100 millones de pesos significa la oportunidad para detonar todas las actividades productivas, comerciales y de servicios en el lugar, al atraer turismo no sólo de Hermosillo, sino de otras partes del estado y del país.

La derrama económica podría comenzar a impactar positivamente la calidad de vida de los lugareños, lo que parece ser la apuesta de los gobiernos estatal y municipal, cuyos titulares inauguraron ayer la primera etapa de este proyecto.

Hay que decir que aquello fue una fiesta. Las instalaciones, impecables a pesar del reciente paso de la tormenta tropical Lidia. Albercas, chapoteaderos, canchas y áreas de juegos, llenos de niños y jóvenes bulliciosos.

Notable, la presencia de muchas personas con discapacidad que recorrieron las instalaciones en sus sillas de ruedas por los andadores de madera y de concreto. Y es que esta es la primera playa y parque incluyentes en el país; sólo hay una más en Puerto Vallarta y no tiene estas dimensiones (cinco hectáreas).

Al evento de inauguración se dieron cita prácticamente todo el gabinete del alcalde; varios funcionarios estatales y legisladores locales que en conjunto, aportaron sus gestiones para concretar este proyecto que, hay que recordar, estuvo detenido un tiempo por trámites en dependencias federales.

Vaya paradoja: una empresa construye, sin permisos, una gran bodega que altera el ecosistema, invade terrenos federales de playa y entre otras cosas, afea el lugar, pero un proyecto como Kino Mágico es detenido por asuntos menores. Finalmente esos escollos legales fueron superados y el proyecto es ya una realidad en su primera etapa.

Paradoja que fue mencionada, aunque sin abundar en detalles, por la gobernadora Claudia Pavlovich en su discurso. También el alcalde felicitó a todos los que tuvieron que ver en la concreción de este proyecto, y cuestionó a quienes llamó “los profesionales de la crítica y la destrucción” o, como citara un colega: “los que ningún Kino Mágico les embona”.

Jorge Güereca Mada, regidor que además preside la Fundación Por un Mejor Andar, fue reconocido por la gobernadora como uno de los que más empujó para conseguir la condición de playa incluyente, lo mismo que la diputada Iris Sánchez Chiu, representante de aquel distrito.

Iris Sánchez ya lleva dos al hilo, pues recientemente se le reconoció como la principal promotora de la electrificación de la colonia Trinidad Sánchez Leyva en el Poblado Miguel Alemán, donde se inauguró el servicio de energía eléctrica para casi diez mil colonos, en ese asentamiento que lleva el nombre de su padre.

Muy activas por ahí las diputadas Kitty Gutiérrez Mazón y Flor Ayala Robles Linares, así como David Palafox Celaya.

Por el gobierno del estado se llevaron las palmas la jefa de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera Grijalva y el titular de SIDUR, Ricardo Martínez Terrazas.

Falta todavía la construcción de un hotel y otras áreas concesionadas en las que se invertirá capital privado por el orden de los 38 millones de pesos, en lo que constituye la segunda etapa del proyecto.

La gobernadora fue enfática en su llamado a cuidar las instalaciones y asumir que la transformación de esta zona es una tarea de todos.

El llamado no es gratuito. Hay ejemplos recientes de obras que se hicieron en el pasado y se han dejado caer lastimosamente por una limitadísima visión que atiende más intereses de tipo político partidista. Espacios como La Sauceda y el Centro Ecológico en Hermosillo se fueron al suelo el sexenio pasado (Ni modo, pero es la verdad); otros como el Delfinario y el Estero del Soldado en Guaymas corrieron la misma suerte, aunque ya han sido rescatados.

Ojalá Kino Mágico trascienda, porque lo vale, esas visiones tan limitadas que llevaron a destruir obras sólo porque provinieron de un gobierno de siglas distintas. Ojalá.

II

El colega y amigo Luis Alberto Medina vuelve a arremeter contra los empresarios priistas del pasado, a los que nunca cita por sus nombres, pero luego busca para tomarse fotos con ellos.

En su más reciente colaboración en el imparcial (minúsculas deliberadas) arma una de sus acostumbradas tramas en las que pontifica sobre democracia, pluralidad y tolerancia, pero descalifica a priori a quien ose disentir de sus apreciaciones. Nada nuevo.

Lo curioso es que en esa trama, prácticamente se le tira al piso al ex gobernador Eduardo Bours (que siempre no resultó tan malo como decía, salvo por el caso de la Guardería ABC que también le recuerda, como para matizar), y lo ubica como el hombre que puede demoler al priismo caciquil y hacer que Sonora empiece a caminar por la ruta de la democracia.

Lo anterior parece confirmar las versiones de que al colega no le ha ido tan bien en su proyecto de redes, y ya son varias empresas de comunicación privadas con las que ha buscado acercamientos, sin resultados. Megacable, donde los Bours son accionistas importantes, parece estar en la mira del colega y amigo, que al parecer ya perdonó a Eduardo.

Eso es lo que se comenta en algunos cafés de la localidad. Ya se verá.

Artículos relacionados
El Sistema Penitenciario está en crisis

Ver más
Se enredó el relevo en la CEDH

Ver más
2018: rescate carretero para Guaymas-Empalme

Ver más
Opiniones sobre esta nota
Comenta esta nota