La Barbie, el sismo, el Mundo… García Pavlovich

Si el alcalde de Nogales, Cuauhtémoc Galindo Delgado no las traía todas consigo últimamente, sus expectativas en vez de mejorar se complican y la eventualidad de que logre posicionarse rumbo a la candidatura del PAN al senado de la República se difuminan.

Ayer, la DEA capturó a José Guillermo Duarte Astorga, mejor conocido como “La Barbie”, cuando intentaba ingresar a territorio estadunidense por una garita de Nogales. Extraoficialmente se supo que el delito por el que fue detenido es el de extorsión, cometido en México, por lo que será deportado para ser juzgado en México.

Esto podría ocurrir en las próximas horas. El delito de extorsión es considerado grave y no alcanza fianza.

“La Barbie”, hombre de todas las confianzas del alcalde Temo Galindo se desempeñaba como subdirector operativo de la Policía Municipal en aquella frontera, aunque se dice que en realidad es el poder de facto en esa corporación.

No es la primera vez que este personaje se ve envuelto en líos con la justicia. En septiembre de 2009 fue detenido por militares en Tubutama por el delito de portación de armas y contrabando; también apareció en un video exigiéndoles dinero a unos agentes policiacos. Cuenta con tres averiguaciones previas por diferentes delitos, incluyendo de orden sexual, abuso de poder y lesiones que tardan más de 15 días en sanar.

Más recientemente protagonizó un altercado con elementos del Ejército Mexicano, cuando éstos realizaban un rutinario operativo de revisión de armas a los agentes de la corporación. Esto no es delito, pero desde entonces se sabía que lo tenían ubicado.

Este escándalo sin duda mancha la carrera política del alcalde, y sobre todo sus expectativas a futuro, en un contexto en lo que le urge al PAN es postular candidatos limpios, una categoría en la que difícilmente cabe el señor Galindo.

II

Como era previsible, a los días de amor y solidaridad; de entrega y compasión y desprendimiento, lo que se asoma ahora son días de furia, una vez pasados los primeros momentos tras el sismo que devastó una parte de la Ciudad de México y otros estados, Morelos, en algunas poblaciones. Jojutla, señaladamente.

Es la hora de evaluar los daños, de atender a los sin techo, de alimentar a quienes quedaron en condición de parias; resolver problemas asistenciales y laborales. Encontrar a los desaparecidos, reclamar por los probables actos de corrupción que se tradujeron en construcciones endebles que no soportaron el sismo.

Como en el 85, es la hora de rendir cuentas a una sociedad que se organiza, con la diferencia de que hoy, esa sociedad se encuentra más informada y mejor comunicada; con un filo crítico indudable y con resabios acumulados por años de desatenciones.

Las redes sociales se consolidaron como el vehículo de socialización de la información más oportuna y certera; como el medio que convoca y une, en el que se pueden normar criterios y establecer ciertas reglas desde los propios usuarios, conscientes de la gravedad de la situación, que no dio pie al típico humor negro de los mexicanos, a las fake news o, como en el caso del reallity show montado por Televisa, que mantuvo a las audiencias pegadas a las pantallas para atestiguar el momento en que finalmente rescatarían a la niña Frida Sofía.

Pero Frida Sofía resultó ser un fantasma. La Marina negó su existencia. Televisa culpó a la Marina de ofrecer información falsa y es hora de que en el reparto de culpa, también entraron otros medios a desacreditar el trabajo de la empresa de Azcárraga, que no sería la primera vez que hace algo así. El caso de Florence Cassez, cuyo montaje terminó provocando una violación al debido proceso que ayudó a liberarla, es el más recordado.

Si en el 85 los objetivos del repudio popular fueron el presidente Miguel de la Madrid y el regente capitalino Ramón Aguirre Velázquez (el penúltimo gobernante priista que ha tenido la capital); hoy quienes están además en el centro de las críticas son los partidos políticos, su escandaloso financiamiento y su precaria legitimidad.

Lo que se pudo contener durante los primeros días en las redes sociales, un manejo serio y responsable de la información, poco a poco ha dado paso a los primeros memes, las primeras fake news, los primeros reportes tendenciosos e interesados en desanimar y enfrentar, en regresar al descrédito incluso de organizaciones humanitarias, ya aparecieron.

Si al secretario de gobernación lo increpan y hasta le dan un zape, a un jefe delegacional lo sacan literalmente a patadas de las calles. Uno del PRI, otro de Morena. A un panista lo linchan mediáticamente por querer lucrar con la tragedia. Nadie se salva.

Y el telón de fondo: una especie de subasta en la que los diferentes jefes partidistas tratan de colgarse de la exigencia ciudadana para que sus prerrogativas (unos 12 mil millones de pesos) sean destinadas a la reconstrucción. Un debate que apenas comienza, pero ya se ven los primeros regateos: que si el 20 por ciento, que si el 25, que si más, que si menos; que si no se puede porque la ley lo prohíbe; que hay que reformar la Constitución, que se puede con un decreto urgente…

Mientras, abajo las tareas de rescate siguen. La ayuda fluye generosa todavía. Desde Sonora han salido cargamentos importantes de víveres y artículos de higiene y aseo; medicinas, agua. El gobierno del estado envió un hospital Móvil a Morelos para urgencias médicas y psicológicas, lo cual es una buena idea, considerando que la mayor parte de los apoyos se han ido a Ciudad de México.

Veremos cómo evoluciona esto en las próximas semanas.

III

por militares en Tubutama por el delito de portaci en esa corporaci la Polica la candidatura

Odio decir “se los dije”, pero aquí fuimos los primeros que adelantamos la posibilidad de que quien encabece la planilla al Ayuntamiento de Hermosillo por parte del PAN sea Edmundo García Pavlovich.

En estos días su nombre comienza a sonar con más fuerza en las filas blanquiazules, toda vez que a la campaña emprendida por el senador Héctor Larios no ‘le ha caído el 20’ y a pesar de los recursos destinados a posicionar su nombre entre el electorado hermosillense no ha tenido los resultados que esperaban.

A fuerza de ser justos, hay que decir que esa campaña no es de posicionamiento, sino de reposicionamiento, ya que el señor Larios Córdova ha competido en otras ocasiones por cargos de elección popular, y los ha ganado. Una diputación local en 1994 y una federal tres años después. De eso, ya hace 20 años y más. En ese lapso se han incorporado al padrón electoral al menos dos generaciones que no lo identifican bien, pues desde entonces su carrera la ha hecho en el Distrito Federal, hoy Ciudad de México.

Por otro lado, Luis Serrito Federal, hoy Ciudad de Merrera la ha hecho en el centro del paposicionamiento, ya que el señor Lariorato Castell, otro de los aspirantes a esa candidatura, parece más concentrado en lograr la postulación al Senado, lo que le abre brecha a García Pavlovich, cuyo perfil empresarial y mesurado, además de haber pasado por la administración de Guillermo Padrés sin ser salpicado por escándalos de corrupción, lo convertirían en un candidato viable.

Si esto es así, probablemente lo estemos viendo enfrentar en las urnas a Ernesto de Lucas Hopkins, que aparece como el más perfilado por parte del PRI. Ellos dos ya se enfrentaron en una contienda por una diputación federal, que ganó El Pato en 2009.

Sería pues, una contienda con sabor a revancha, que le pondría una sazón interesante. El punto es que en el PAN no hay muchos perfiles competitivos, sobre todo considerando que sus principales cuadros en estos momentos están, quién más, quién menos, salpicados por el padrecismo.

Ya veremos.

Artículos relacionados
Damián Zepeda, sepulturero del PAN

Ver más
Eduardo Bours no va

Ver más
La Barbie, el sismo, el Mundo… García Pavlovich

Ver más
Opiniones sobre esta nota
Comenta esta nota