De “cargadas” y cosas peores

Más de uno ha manifestado su extrañeza por la poca estridencia que raya en el reservado silencio de los mandos priistas sonorenses, frente al destape de José Antonio Meade como precandidato a la presidencia de la República, a diferencia de otras entidades donde el tropel de la “cargada” levantó una polvareda que aún no se disipa.

Claro que si los tricolores sonorenses se hubieran sumado a tan estrepitoso tropel, lo mismo les hubieran hecho bullying, como de hecho se lo hicieron a quienes ni tardos ni perezosos hurgaron en el baúl de los recuerdos para sacar y publicar la foto en la que aparecen aunque sea cerca del casi ungido.

Lo cierto es que Meade aún no es siquiera precandidato y, hasta en tanto no se cierre la convocatoria y se rinda la protesta estatutaria, lo cual sucederá el domingo 3 de diciembre en Ciudad de México, queda abierta la posibilidad de que se registre otro aspirante, así sea en calidad de “Juanito”, como peyorativamente se ha dado en llamar a quienes se inscriben en las contiendas internas sin expectativas de triunfo, pero con alguna promesa de pago por servicios prestados a la patria, consistentes básicamente en validar acciones de proselitismo en el periodo de precampaña, que de otra manera estaría desperdiciado en cuanto a exposición mediática del virtual candidato.

Los mandos del ex partidazo en Sonora, así, han optado por la discreta observación del proceso, evitando caer en actitudes parciales, cargando los dados hacia una persona, y reservándose el jubiloso estallido de castañuelas, fanfarrias, porras y matracas, para el próximo domingo, cuando se oficialice la precandidatura de Meade, con o sin ese “Juanito” al que todo mundo recomendaría inscribirse previa firma de un seguro médico de gastos mayores, para superar las heridas provocadas por la aplanadora que le pasará por encima.

Al menos esto es lo que nos hacen saber desde una fuente importante en la sede de Kennedy y Colosio, donde todo es ansiedad, nerviosismo y compras de pánico en coheterías, megáfonos y matracas para asistir al ungimiento y, entonces sí, arropar con el manto de los apoyos irrestrictos, la solidaridad incondicional y el jubiloso espaldarazo al señor Meade Kuribreña.

Es en serio, no se ría.

Lo que sí es cierto es que en Sonora había mucha expectación por la pausa, larga pausa entre el destape y el posicionamiento de Manlio Fabio Beltrones que, después de la primera priista del estado, es el primer priista del estado y su posición era esperada con ansias, sobre todo porque, tras la modificación de los estatutos para eliminar el candado de la militancia a quienes aspiraran a la candidatura, Beltrones mostró ciertas reservas.

Ayer, adelantó en su cuenta de Twitter su voto a favor de Meade: “Hoy en la Comisión Permanente del PRI, votaré a favor de la solicitud de José Antonio Meade para ser candidato a la Presidencia. Conozco a José Antonio y tenemos amistad; es hombre de valores y gran funcionario. Soy un hombre leal, siempre he votado por el PRI y así seguirá siendo”, escribió, aprovechando los 280 caracteres.

Reiteró también, más adelante, lo que había expresado tras la Asamblea Nacional que reformó los estatutos, que “El PRI sin sus militantes no se entiende y el PRI sin la inclusión de los ciudadanos tampoco. El candidato de nuestro partido deberá salir a buscar el voto de ambos”.

Y con esto se despejan dudas. El cierre de filas en el tricolor, va.

Donde las cosas no van, o si van, van de mal en peor, es en el llamado Frente Ciudadano por México. Ayer, el TRIFE ordenó a su dirigente nacional, Alejandra Barrales separarse de ese cargo, lo que tendrá que hacer a más tardar el nueve de diciembre.

Lo anterior, en atención a un recurso promovido por el perredista Carlos Sotelo (que ya migró a Morena). La única manera de que Barrales siguiera al frente del PRD es que presente antes su solicitud de licencia a la Cámara de Senadores, pero eso se ve imposible, toda vez que de cualquier forma tendría que dejar la dirigencia dos días más tarde, es decir, el 11 de diciembre, cuando el partido renueve sus mandos nacionales.

Barrales fue una de las principales impulsoras del Frente, donde ha esbozado posiciones a favor de la candidatura de Ricardo Anaya, a quien las cosas comienzan a complicársele más con las críticas declaraciones de Miguel Ángel Mancera, jefe del gobierno capitalino que también busca abanderar al Frente en la próxima contienda.

Las más recientes encuestas muestran una caída en las preferencias electorales por la opción frentista y casi todas, sobre todo a raíz del destape de Meade, ya comienzan a perfilar una contienda entre dos: el PRI y Morena.

Más que un factor de unidad, Ricardo Anaya y su obsesión por ser candidato presidencial ha resultado un factor de división que ya provocó la renuncia de Margarita Zavala, el cierre de filas de importantes personajes del panismo nacional en su contra, y una posición crítica de Rafael Moreno Valle.

De seguir las cosas como van, no se descarta que Anaya obtenga la candidatura, pero el cisma previsto será mayor. Al tiempo.

II

Ni a melón le supo a Raúl Navarro Gallegos la comparecencia ayer en las comisiones unidas de Hacienda del Congreso local, para explicar los detalles del paquete fiscal 2018. La oposición más fuerte pudo haber sido la del PAN, pero es obvio que no traían mucho en la bola y decidieron mandar al “Bigotes” un diputado nogalense de oficio taxista, a discutir un tema tan complicado como lo es el relacionado con el presupuesto público.

Bueno, en realidad no lo mandaron a discutir, porque el señor, con todo respeto, como economista maneja bien su taxi, sino que lo mandaron a leer un documento que fue pulverizado en un santiamén por el avezado Navarro Gallegos, que acumula décadas de manejar la practicidad de la administración pública, la economía y las finanzas.

El punto central de los panistas estuvo relacionado con cuestionamientos sobre el incremento del gasto corriente, la creación de nuevas plazas en áreas no estratégicas y la contratación de deuda pública, pero traían los mismos datos blandos de sus panegíricos del micrófono y la red social: es decir, nada más que no fuera datos descontextualizados y sacados de partidas diferentes.

Y es que en este, como en otros temas, difícilmente se pueden acercar a la lumbre si traen la proverbial cola de paja del desastre administrativo y financiero del sexenio pasado.

En fin, los detalles y numeritos de esta comparecencia los podrá encontrar la auditora lectora, el fiscalizador lector, en nota aparte en este su portal favorito. Baste decir que el secretario de Hacienda les mojó la pólvora rápidamente y sin confrontarlos, con buena mano izquierda para asumir que la administración no está exenta de errores y en caso de detectarlos, hay disposición para corregirlos.

III

De altos vuelos el evento organizados por la diputada Iris Sánchez Chiu, quien tuvo la excelente idea de traer a la guatemalteca Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz 1992 y un icono mundial en la lucha por los derechos de los indígenas.

Estuvo en Hermosillo para impartir la conferencia “Un legado de paz para las nuevas generaciones, como parte de las celebraciones por el Día del Jornalero Agrícola, un tema en el que Sánchez Chiu ha venido trabajando desde siempre, retomando la estafeta de su padre, Trinidad Sánchez Leyva.

IV

Nomás como apunte final, ayer presentó su renuncia al PAN, tras 18 años de militancia, Diana Platt Salazar. Ella contendió el año pasado por la dirigencia municipal de Hermosillo, siendo derrotada por Jesús Ramón Díaz, en un proceso que ella define como lleno de irregularidades y prácticas fraudulentas.

Acusa también al grupo que actualmente hegemoniza el mando del PAN en Sonora y al que cataloga como autoritario, excluyente e inequitativo.

EL dirigente estatal del PAN, por su parte, minimizó la renuncia, como lo ha hecho en las últimas ocasiones en que se han ido Gustavo de Unanue Galla, Célida López Cárdenas, Luis Fernando Rodríguez, Rosario Quintero y una treintena más de panistas que hace unos meses anunciaron su incorporación a Morena. La puerta, ha dicho David Galván, está abierta para quienes quieran entrar y para quienes quieran salir. El punto es que en los últimos meses, nadie entra y muchos salen.

Artículos relacionados
Opiniones sobre esta nota
Comenta esta nota