Independientes en Sonora

Al margen del chascarrillo sobre la opción que tendremos en 2018, de votar por candidatos independientes del PRI, del PAN, del PRD, de Morena y demás, en Sonora esa ‘fiebre’ no ha prendido mucho, pero en caso de concretarse algunas candidaturas, podrían modificar el mapa electoral en ciertos municipios.

Hasta el momento, el único que ha completado la cantidad de firmas requeridas para competir por una candidatura, en este caso a la diputación federal por el distrito 06 con cabecera en Ciudad Obregón, es el empresario Terencio Valenzuela.

De hecho ya rebasó esa meta fijada en 6 mil 256 firmas, pero sigue en la colecta hasta que venza el plazo fijado entre el 11 y el 17 de diciembre, según la fecha en que haya obtenido su constancia de aspirante.

El caso de este aspirante es singular, pues es bien visto por la ciudadanía cajemense, no tiene manchas en su historial ni antecedentes de participación electoral por algún partido político y además cuenta con el apoyo de algunos integrantes de la poderosa familia Bours, que le han manifestado su apoyo. Incluso, Rodrigo Bours Castelo estuvo presente el día de su registro.

Eso lo convierte en un candidato competitivo, que puede disputarle de tú a tú la diputación a quien resulte candidato del PRI, que como partido prácticamente iba solo en la delantera por ese distrito, frente al desdibujamiento del PAN y la opción de Morena que no termina de consolidarse. De hecho, ni el Frente, ni Morena ni el PRI deciden aún quién los representará en ese distrito.

Por otro lado, en Hermosillo se han registrado al menos tres aspirantes a un cargo por la vía independiente: David Figueroa Ortega a la alcaldía; Luis Fernando Rodríguez al senado y Miriam Martínez Rodríguez al distrito 03 federal.

Todos se encuentran aún lejos de reunir la cantidad de firmas requeridas, aunque siguen trabajando en ello. Para el caso de la alcaldía se requieren 17 mil 437 firmas y el plazo para reunirlas es del 18 de enero al 6 de febrero del año entrante, de acuerdo a lo establecido por el Instituto Estatal Electoral.

En el caso de David Figueroa, éste ha agregado un plus a su campaña de recolección de firmas, convocando a ciudadanos que quieran participar como parte de su fórmula y aspirar a un lugar en el cabildo, a inscribirse para presentar una planilla completa y ciudadanizada.

Los requisitos para hacerlo son sencillos: ser mayor de 18 años, residir en esta ciudad al menos durante los dos últimos años, credencial para votar vigente en Hermosillo, no militar en ningún partido político, no consumir drogas, no haber sido condenado por algún delito y tener un modo honesto de vivir.

Para participar en esta iniciativa, el aspirante ha puesto a disposición el correo electrónicocabildociudadanohermosillo@gmail.comy su muro de Facebook para contacto. Hasta el momento, sólo se ha apuntado la joven Tania Alcántar, que en la legislatura pasada trabajó con algunos diputados del PAN, sin estar afiliada.

En el caso de Miriam Martínez, hasta hace unos días llevaba mil 726 firmas, de un total de 5 mil 870 requeridas. Se ve difícil que alcance esa meta, pues el plazo vence a más tardar el 17 de diciembre.

Aún más, las instituciones electorales todavía tendrán que validar la autenticidad de tales firmas, lo cual anticipa un inminente “cepillado” que pudiera reducirlas en su momento.

En el caso de Luis Fernando Rodríguez, requiere poco más de 40 mil firmas para aspirar a la candidatura al senado, de las cuales lleva poco más de diez mil, según el último reporte.

Veremos quienes llegan a la meta y cómo es su participación en las campañas, en caso de acreditar todos los requisitos. Anticipamos que los que pueden llegar son Terencio Valenzuela, Luis Fernando Rodríguez y David Figueroa.

El primero puede ser la gran sorpresa y dejar al PRI chiflando en la loma de Cajeme; los otros dos la tienen más complicada, considerando el bipartidismo tan marcado que todavía existe en Hermosillo, donde competiría David Figueroa por la alcaldía. Se ve difícil un triunfo donde la capital se gana con más de 100 mil votos, pero sí se puede prever una cosecha importante de sufragios que, por lo demás, vendrían en su mayoría, de electores simpatizantes del PAN.

Un triunfo de Luis Fernando Rodríguez se antoja también muy complicado, pero si llega a participar en la campaña por el senado, se convertirá en una verdadera piedra en el zapato para quien resulte candidato del PAN, partido al que acaba de renunciar después de 18 años de militancia, y al que le conoce las entrañas.

Ya se verá.

II

En una ciudad como Hermosillo, donde el principal reclamo ciudadano tiene que ver con la inseguridad pública, es de reconocerse la acción coordinada entre municipio, estado y federación para reforzar esa área, con la entrega de 20 nuevas patrullas y la incorporación de 55 nuevos elementos, todos egresados del Instituto Superior de Seguridad Pública.

El alcalde Maloro Acosta y el secretario de Seguridad, Adolfo García Morales encabezaron este acto ayer por la mañana, soltando el dato de que por primera vez, después de 14 años de haberse aprobado que Hermosillo contara con un estado de fuerza de mil 200 elementos en la Municipal, es hasta ahora que se cumple esa meta.

Y no ha resultado fácil, considerando las restricciones en materia presupuestal, completamente distinta a aquellos años en que los ingresos petroleros permitían destinar más de mil millones de pesos al área de seguridad pública en Hermosillo, y que por cierto nadie sabe dónde quedaron, pues al recibir esta administración, se contaba apenas con 28 unidades circulando, para una población de 900 mil habitantes, lo cual convertía en un despropósito cualquier intento por fortalecer las tareas de seguridad.

De hecho, esas tareas siguen presentando grandes retos y, como lo ha reconocido el propio García Morales, no podrán sacarse adelante sólo con más agentes y armamentos, pues los orígenes de la delincuencia son multifactoriales y se tiene que trabajar también en labores de prevención del delito, de fomento a la cultura de la legalidad, combate a las adicciones y al narco urbano, así como programas de integración familiar, lo cual exige la participación de otras áreas de gobierno, en programas de transversalidad que ataquen integralmente el problema.

Artículos relacionados
Opiniones sobre esta nota
Comenta esta nota