El regreso de los duros

Hubo algunas reacciones de extrañeza tras el nombramiento de Ernestina Castro Valenzuela como coordinadora del grupo parlamentario de Morena, pero no tendría por qué haberlos ya que resulta un movimiento natural para ‘bajar’, sin gestos ni parpadeos la línea que venga desde Palacio de Gobierno a partir del próximo 13 de septiembre.

La cajemense tuvo tres años de aprendizaje y supo remontar una legislatura adversa, no por la oposición formal que como jefa de la bancada tuvo en los legisladores del PRI y el PAN, sino también y sobre todo, la que hubo de lidiar desde sus aliados del PT y el PES que en realidad fueron quienes le complicaron el camino.

Todos recordamos el inicio de la legislatura que está por concluir, y aquellos episodios tensos en que la nueva mayoría de la coalición que encabezó Morena, con Ernestina Castro al frente intentó descabezar, machete en mano, todos los altos mandos de la estructura administrativa del Congreso. Hubo incluso presencia policiaca, rispideces, empujones y cerrajeros contratados para cambiar chapas en las oficinas de los directivos de área.

El intento no prosperó, fundamentalmente por dos cosas: primero, porque la legislatura que le antecedió, acaso visualizando la paliza que se preveía en las urnas el 2018, aprobó una serie de reformas para ‘amarrar’ posiciones no solamente en el Poder Legislativo, sino también en el Judicial y en la Fiscalía estatal.

Eso por un lado; por el otro, el cabildeo que desde Palacio de Gobierno se hizo con ciertos personajes clave entre los aliados de Morena -Julio Alfonso Montes Piña en el PES y Rodolfo Lizárraga en el PT, señaladamente-, para atemperar las ansias de novillero de los morenistas, que según sus propias declaraciones en aquel entonces, querían comerse el pastel entero y tirarles con algunas migajas.

El fantasma de la división apareció desde entonces en una coalición que funcionó bien en lo electoral, pero se resquebrajó en lo legislativo, traduciéndose en ese extraño fenómeno en el que una minoría como la que integraban el PRI, PAN, PANAL, Verde y eventualmente MC, se convertía en mayoría con los votos de diputados del PT y el PES para dejar a Morena con la carabina al hombro en temas fundamentales de su agenda legislativa.

En esas condiciones tan adversas durante tres años, Ernestina Castro se mantuvo firme y alimentó una fama de línea dura, rayana en la intransigencia y, salvo en casos excepcionales, sin concesiones respecto a las iniciativas que venían del PRI, del PAN y/o del gobierno del estado.

Como candidata a la reelección en el distrito XVII de Cajeme, Ernestina Castro hizo cera y pabilo de sus contrincantes y refrendó holgadamente su curul.

Su perfil, experiencia y comprobada lealtad al proyecto de la 4T en Sonora, fueron factores determinantes para decantar a su favor la responsabilidad de coordinar a la bancada de Morena nuevamente, dejando en el camino al ex dirigente estatal Jacobo Mendoza, a quien muchos consideraban ya en ese cargo.

Alfonso Durazo tendrá en ella una garantía a la hora de sacar adelante sus iniciativas, que de entrada van a sacar chispas, comenzando por el tema presupuestal donde el gobernador electo ya adelantó un agresivo plan de austeridad que contempla el ahorro de 4 mil 500 millones de pesos en el primer año, alrededor del 8 por ciento del presupuesto estatal que ronda en los 60 mil millones de pesos.

La tijera vendrá filosa y el propio Congreso del Estado pasará por ella.

Las condiciones esta vez, son diferentes a las de hace tres años, no solo porque Morena es la bancada mayoritaria, sino porque hoy tendrá a un gobernador de ese mismo partido y sus nuevos aliados (PANAL y PVEM), además del PT y el PES no tendrán a nadie más a quien rendirle cuentas, salvo al principal inquilino de Palacio.

¿La autonomía de los poderes? Bueno, esa siempre ha sido una vacilada y lo seguirá siendo.

Ya comentábamos en un despacho anterior que una legislatura como la actual no se veía desde hace 30 años en cuanto a la afinidad de sus integrantes con el gobernador en turno, en aquel caso con Manlio Fabio Beltrones.

Y a propósito de ese ex gobernador, hay un tema en la agenda de esta legislatura que lo traerá a la memoria en los próximos meses: la reforma a la Ley 4. Sí, la misma que fue aprobada por una legislatura mayoritariamente priista y por la cual votaron incluso los diputados y diputadas de otros partidos, excepción hecha de Juvencio Torres, el primer legislador local que tuvo el PRD.

Nomás como dato, fue la propia Ernestina Castro Valenzuela quien hizo suya la iniciativa presentada por académicos, administrativos, trabajadores y estudiantes de la Unison, para reformar esa ley. 30 años después la rueda de la historia ha girado y la nueva reforma a la legislación universitaria se antoja inexorable.

II

Como se puso interesante el proceso de relevo en las dirigencias de los partidos PRI y PAN, mañana viernes tendremos un programa especial en la Mesa de Análisis del noticiero Sonora en red, con la presencia de algunos de los aspirantes a entrar al relevo del priista Ernesto de Lucas y del panista Ernesto Munro.

En la primera parte de la Mesa estarán presentes Humberto Robles Pompa y David Palafox Celaya, los primeros en levantar la mano para entrarle al quite en un escenario de lo más complicado para su partido.

En la siguiente, nos acompañará René Sotelo, una suerte de ‘caballo negro’ que busca hacer la chica y ganar la elección interna a quien seguramente se lanzará por la dirigencia estatal del blanquiazul, Gildardo Real Ramírez.

Los invitamos a que nos sigan en la FM de la Red 93.3, y a través de sus plataformas digitales, porque hay muchas preguntas y no pocas expectativas sobre lo que tienen que decir estos personajes, a quienes les tocaría comandar las naves de sus respectivos partidos rumbo a la elección 2024, que finalmente será el verdadero referéndum sobre el gobierno federal de la 4T y la primera prueba frente a las urnas del gabinete que encabezará a partir del próximo 13 de septiembre Alfonso Durazo Montaño.

Artículos relacionados
Opiniones sobre esta nota
Comenta esta nota

menu
menu